miércoles

Voy a contarte una cosa, y es que no eres un príncipe azul ni encantado, ni tienes que salvar ninguna princesa de ningún dragón. Ni siquiera tienes que salvar a ningún pueblo miserable ni nada parecido. Por una vez, solo por una, cierra los ojos y mírate a ti mismo, que buena falta te hace, que de tanto intentar salvar tu alrededor, te estás convirtiendo en un agujero negro de tanto vacío que tienes en el interior.

3 comentarios:

  1. Es una buena forma de dar a entender como se siente el típico 'principe azul' aunque sea inexistente

    ResponderEliminar
  2. Iba a seguir leyendo sin comentar pero es que cada entrada me sorprende más, le das arte a los reproches.
    Te invito a mi blog aunque leyendo blogs como esté me sienta pezqueñina en el arte de las palabras xD

    ResponderEliminar